Oracion para finalizar la Jornada.

Les dejo esta Meditación para terminar el día, podemos hacer antes de irnos a dormir. Podemos dirigirnos al Padre por me dio del Espíritu Santo y le decimos:
Te Doy gracias por este día/jornada, que ha finalizado y te doy permiso para que tú tomes mi corazón y todo lo que soy. Lo lleves donde pueda conseguir lo que estoy necesitando por medio del aprendizaje del curso. Dame luz para que encuentre la respuesta a la situación que vivo en mi presente.

«Lo que Dios no ha creado, solo existe en mi mente.
Por lo tanto no es real. Estoy en paz.»

Esta misma podeis hacerla para consagrar el dia en la mañana.
Padre, dame pensamientos Neutros, que solo piense lo bueno, lo agradable y lo verdadero.
Soy tu hija santa y quiero vivirlo como tal!
Gracias Padre!!

Interpretación Cuántica de la Separación

Dios, Padre en su infino Amor extiende ese Amor haciendole partícipe a su Hijo. Semejante al Padre para que se deleite en su Amor.

El Hijo por un instante tuvo un pensamiento no amoroso, (ego) este amor es sólo para mí. Al parecer, el hijo olvidó reirse de este pensamiento. Aqui surge la idea de Separación.

Esa Mente Recta se ve dividida y en la Mente Amorosa del Padre y la mente errónea del ego.
En este instante surge el miedo de la separación. Con ella nos viven la duda, la desconfianza, el dolor.

El Padre sin embargo no abandona a su Hijo, le envía su Espíritu
El Espíritu Santo es nuestro Maestro interno que nos vuelve a conectar con el Padre.
El Espíritu Santo es la respuesta amorosa del Padre para que actúe como puente.
Hoy el Curso de Milagros nos propone entrenarla mente para deshacernos del ego. En la medida que nos deshacemos de él, nos acercamos más al Padre. Desde Él podemos comprender y decir que todo lo que ven nuestros ojos hacia fuera no significa nada. No es real, solo es Real el Amor que habita en nuestro corazón.

El Curso no me pide que entienda este sistema de pensamiento, esta dinámica, solo me pide que la aplique y aplicándola sea coherente.

No estoy solo, el Espiritu Santo habita en mí y está conmigo cada día, cada instante. Él es quien me ayuda a deshacer los pensamientos del ego, esos pensamientos poco amorosos que me aleja de la paz, de la mente recta.
Ahora si puede pedirle al Espíritu Santo que sane en mi esta situación. Pido el milagro de la sanación.